Aprende masaje tailandés y viaja a Tailandia en fin de curso

Curso de Masaje Tailandés con viaje a Tailandia en el fin de curso a modo de postgrado

El masaje tailandés, o conocido localmente como masaje Thai es una técnica influenciada y desarrollada en Tailandia pero cuenta con fuertes influencias de las tradiciones de su país vecino la India, su origen se le atribuye a la medicina Ayurvédica y a la expansión del budismo por Asia, donde posteriormente llegó a Tailandia y se afianzó como una de las variaciones a la medicina alternativa.

Básicamente consiste en el estiramiento pasivo de los músculos del cuerpo que se complementa con técnicas de presión lo cual incrementa la movilidad y flexibilidad del individuo disminuyendo así la tensión corporal y activando la circulación de energía a los tejidos corporales.

A pesar de que sus principios son muy similares a los de la teoría china de los meridianos, estos ejercicios se realizan obligatoriamente sobre un “futón” (antiguamente conocido como “tatami”) en el suelo, y empleando partes del cuerpo como las manos, rodillas o codos, dependiendo del punto donde se quiera generar el efecto.

Cada sesión tiene un tiempo aproximado de 60 hasta 120 minutos, el receptor debe usar ropa cómoda y entrar en un estado de relajación importante, el terapeuta debe realizar un masaje fuerte e intenso pero en ningún momento debe generar dolor o alguna molestia, la fuerza del mismo dependerá de la sensibilidad de cada receptor por lo que queda a total elección del terapeuta la profundidad del mismo.

En la actualidad se trabaja mayormente en posturas anatómicas generales, aunque en algunos casos se emplea otra combinación más específica. Comúnmente se comienza con el masaje desde los pies y de manera ascendente con la finalidad de retornar la sangre al corazón.

El masaje tailandés es una excelente técnica para prevenir patologías de carácter físico, el constante movimiento de los músculos construye un estado físico, emocional y mental óptimo, donde el organismo se encuentra en armonía plena, además se puede utilizar con la finalidad de mejorar la postura, el sistema nervioso, activar el sistema linfático y como herramienta efectiva para fortalecer la musculatura, ligamentos y tendones, evitando así lesiones en aquellas personas que día a día realizan ejercicios físicos importantes, pero no solo eso, también regula el estado de ánimo, disminuye el estrés, insomnio, ansiedad y fatiga, pero también se puede aplicar para tratar dolores musculares, articulares, deformaciones en la columna, lordosis, cifosis, escoliosis, neuralgias, etc.

No obstante, no es recomendable para mujeres embarazadas, personas con problemas cardíacos (tensiones altas o tensiones bajas), así como para aquellas personas con afecciones isquémicas, por la parte esquelética no se recomienda para personas que sufran de osteoporosis o que tengan alguna fractura o fisura reciente.

A pesar de que le medicina convencional plantea otro tipo de ejercicios físicos que no son similares al masaje tailandés, el principio para tener un buen nivel de salud es el mismo para todos lo humanos, comer saludable y balanceadamente, dormir bien lo suficiente para regenerar energías y realizar ejercicio regularmente para así asegurar el bienestar físico, emocional y mental, es por ello que el masaje tailandés es una alternativa real a este principio.

Deja un comentario